Opinion

Madre se opone a nueva ley anti-aborto de la Florida

La legislatura de la Florida aprobó recientemente una ley que obliga a la gente joven que necesita un aborto a tener permiso de sus padres o guardianes para poder recibir el tratamiento médico. La oposición al proyecto de ley no se ha dejado escuchar desde que empezó a avanzar en la legislatura, y ahora que se encamina al escritorio del gobernador para convertirse en ley de la Florida, activistas defensoras de los derechos de salud reproductiva de las mujeres quieren asegurarse de que la comunidad sepa cómo podría afectar su vida.

La siguiente es una declaración de Dian Alarcón, Coordinadora de Campo del Instituto de Latinas para la Salud Reproductiva en Florida, y madre de dos en el sur de la Florida.

Foto enviada por el Instituto Nacional de Latinas por la Salud Reproductiva

“La ley de involucramiento de madres y padres en la decisión de una persona joven sobre si realizar un aborto o no, suponen que toda la gente joven reside en hogares saludables con canales abiertos de comunicación.

Esta ley ignora las realidades a las que se enfrentan las personas jóvenes que sufren violencia en el hogar, incluyendo las que quedan embarazadas como resultado del incesto, donde una persona joven tendrá que confrontar a su abusado frente un juez o ser forzada a ser madre.

Esto coloca a las personas jóvenes que viven en hogares abusivos en una situación peligrosa.

También pone en una situación delicada a personas indocumentadas, a gente joven con padres encarcelados o deportados, y a personas jóvenes sin hogar

Si las personas jóvenes latinas/xs tienen que pedirle a una madre o padre indocumentado que firme documentos legales para acceder a los servicios de aborto, probablemente retrasen los servicios o renuncien a estos por completo para evitar la separación familiar.

Un ID estatal es casi imposible de conseguir para una persona indocumentada, complicando el proceso de dar consentimiento y poniendo en riesgo a la familia. Esta es otra barrera para las familias inmigrantes.

Nuestras activistas en la Florida han hablado con familias de estatus migratorio mixto cuyas hijas esperaron meses para decirle a sus padres que estaban embarazadas por temor a que los padres indocumentados fueran deportados.

Esta ley de involucramiento de madres y padres someten a las familias inmigrantes a un mayor estrés y temor a la deportación, lo que puede tener un efecto considerable en su salud y bienestar general.

Me opongo a que los padres y madres necesiten que los políticos impongan leyes para obligar a los jóvenes a comunicarse con ellos. Somos nosotros quienes, con confianza y educación, le damos a nuestros hijos las herramientas para tomar decisiones saludables para sus vidas y creamos puentes para una buena comunicación familiar con responsabilidad y autonomía.”

Categories: Opinion

Tagged as:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s